La Roca

slide 1 slide 2 slide 3

Avisos 2014

REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


REUNIÓN DE JÓVENES

FECHA: DOMINGO 20 DE ABRIL
HRAS.: 18.30 PM
LUGAR: CONGREGACIÓN LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS-Coordinadora: Anahi Parraga (Cel.: 700-01514)


REUNION AL VIVO TODOS LOS
DIAS DOMINGOS A PARTIR DE HRAS. 9.30 AM
SITIOS:
http://www.familialaroca.net

http://www.familialaroca1.blogspot.com/


REUNIÓN DE ADORACION
JÓVENES EN LA ROCA

FECHA: LUNES 14 DE ABRIL
HRAS.: 19.00 PM
LUGAR: CONGREGACION LA ROCA

TE ESPERAMOS NO FALTES !

CONSULTAS: Huber Daniel Lozano (Cel.: 721-24735)


In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

PREDICA SOBRE LA GLORIA DE DIOS (Abril 8, 2012)

 

Pastor Carlos Nanetti
 

Señor, gracias que nos has hecho parte del llamamiento celestial. Sanas a los enfermos y ciegos, resucitas muertos, levantas a los paralíticos, pero más que nada nos haces conocer tus misterios y nos haces hijos de Dios. Gracias, en el nombre de Jesús, por que nos has hecho participantes o socios con Cristo, compañeros de Cristo, compañeros del propósito eterno.

 
 
 

Nuestro llamamiento es que crezcamos en la gloria del Señor

 

Hebreos 3:1 “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús” se refiere a un llamamiento celestial, no a un llamamiento terrenal, en que nuestras armas son celestiales o espirituales. El llamamiento celestial implica un llamamiento que depende y que se mueve en la gloria de Dios. ÉL está restaurando su gloria en la faz de la tierra y al mismo tiempo la Iglesia está tratando de ser engañada y cautivada de muchas maneras para perder la gloria.

 

La gloria es “el asunto” en el llamamiento celestial. La manifestación de la gloria de Dios fue el asunto que rodeó la vida de Jesús y de la Iglesia primitiva. La gran guerra de Satanás es para destruir la gloria de Dios y evitar que ésta se manifieste ya que, si no hay la gloria de Dios manifiesta, no vamos a cumplir el propósito eterno. Este propósito sólo va a ser posible si andamos en la gloria de Dios.

 

Hechos 7:2-3 “Y él dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que Yo te mostraré” nos relata la transición del Israel natural al espiritual. Ur de los caldeos tenía alrededor de dos mil dioses y el Dios de la gloria se le apareció a Abraham. Todo comienza con la gloria de Dios y así como cuando nosotros comenzamos la vida cristiana con una medida de gloria, Israel de la misma manera empezó también con la gloria de Dios.

 

Si creemos en Jesucristo y hemos nacido de nuevo es porque hemos tenido un encuentro con la gloria de Dios.

 

Juan 1:1 y 14 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. … y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. Si tenemos riquezas, bendiciones, prosperidad, dones y manifestaciones pero no tenemos la gloria de Dios, en la economía de Dios no tenemos nada. Debemos caminar de gloria en gloria, crecer de gloria en gloria. Nuestro llamamiento es que la gloria de Dios crezca en nuestra vida, en nuestros hijos y en los hijos de nuestros hijos. Nuestro llamamiento es que crezcamos en la gloria, no en la información ni en el conocimiento. Si la doctrina o la prosperidad apagan la gloria de Dios, estamos en problemas. Solamente la gloria de Dios es la que va a medir nuestro valor verdadero para eternidad. Sin duda estamos congregados porque un día tuvimos un encuentro con la gloria de Dios. La pregunta es si como Iglesia estamos creciendo en la gloria de Dios. ¿Vemos cada día más la gloria de Dios?

 

Del mayor al menor somos llamados a participar y ser transmisores de la gloria de Dios

 

2 Corintios 3:18 “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” nos enseña que el asunto de la gloria de Dios es para todos nosotros ya que, tanto los mayores como los menores, debemos tener participación en la gloria y en ser transmisores de ésta. Los mayores o patriarcas en la Casa de Dios, los padres y los hijos necesitamos orar: “Señor, muéstranos dónde vamos a transmitir tu gloria”.

 

Dios quiere que todos nosotros participemos de su gloria con el rostro sin velo y que en la revelación de la Palabra de Dios contemplemos como en un espejo la gloria del Señor ya que somos constantemente transfigurados a su imagen.

 

Si hemos contemplado un grado de la gloria, ahora debemos pasar a otro grado aún mayor. Si no buscamos dar, la gloria no se incrementa. Si un día hemos tenido un encuentro glorioso con Dios, y seguramente esa gloria hasta ha tocado a otros, ahora necesitamos que esa gloria se incremente porque el plan de Dios es que vayamos de gloria en gloria. La manifestación de la gloria de Dios fue maravillosa el día que nacimos de nuevo, mas no debemos vivir en lo que ocurrió hace años sino que debemos vivir en la gloria incrementada.

 

Hoy en día, la gran guerra contra el incremento de la gloria del Señor trata de adormecernos con doctrinas y pensamientos. La gloria del Señor tiene que incrementarse porque cada vez necesitamos más gloria. Los patriarcas, los padres, los jóvenes y los niños, todos debemos buscar dónde incrementar la gloria y pedirle al Señor que nos revele en qué va a incrementar su gloria a través nuestro. El peso de la gloria de Dios que está sobre nosotros es la que trae la manifestación del oro, plata y piedras preciosas.

 

Nuestras doctrinas y énfasis en tener mayores posesiones (ejm. nuevo auto, nueva casa) es sólo para gloria nuestra y no incrementan la gloria de Dios. El Señor nos bendice y nos ayuda mas ÉL quiere incrementar su gloria en nuestra vida porque ésta es su voluntad o deseo de su corazón. Somos llamados a participar del llamamiento celestial.

 

Dios quiere que su gloria se incremente y crezca en nosotros

 

¿Qué es la gloria de Dios? Es el “aire” que Dios respira así como nosotros respiramos el oxígeno y vivimos de éste, por lo que moriríamos si nos lo cortaran. La adoración produce la gloria de Dios la cuál es el vehículo de la manifestación de la vida de Dios. ¿Qué estaban haciendo los ángeles, huestes celestiales, arcángeles, serafines y querubines mientras Dios hizo la creación? Estaban adorando porque la rebelión ya había sido tratada en los cielos. ¿Por qué Dios creó primero a los ángeles, serafines y querubines? Para que le adoren. La gloria de Dios produjo la palabra: “Sea la luz” y fue la luz. Esta es una palabra profética que vino de la gloria de Dios que fue producida por la adoración. Y mientras la gloria se incrementaba, la creación fue de gloria en gloria hasta que fue creado el hombre, el ser más alto, aquel que puede compartir la gloria con Dios.

 

Dios quiere que la gloria se incremente en nosotros. En la Iglesia primitiva, los apóstoles se quedaron en Jerusalén durante varios años mientras recibían la gloria que crecía día tras día, hasta que un día Dios dijo que era suficiente y empezaron a perseguirles, por lo cual tuvieron que salir de Jerusalén porque era hora de que empiecen a dar de esa gloria. No importa cuán pequeños seamos, la gloria debe crecer más y más en nosotros. Miremos los milagros en nuestro medio porque Dios quiere hacer grandes milagros a través de nosotros. Si paramos la gloria por una doctrina o una bendición, estaremos en serios problemas.

 

Isaías 11:9 “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” nos habla de que si tenemos un llamamiento celestial, la gloria sólo debe incrementarse ya que la tierra será llena del conocimiento de Jehová como las aguas cubren el mar.

 

Somos instrumentos para llenar la tierra de la gloria de Dios por la guía del Espíritu

 

Isaías 6:1-3 “En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de ÉL había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de tu gloria”. Estos versículos nos enseñan que el conocimiento del Dios de la gloria debe llenar la tierra. Digámosle al Señor: ¿Cómo vamos a llenar la tierra de nuestros hijos, la tierra de la gente que trabaja con nosotros con el conocimiento de tu gloria? ¿Cómo podemos multiplicar tu gloria? Somos instrumentos a través de los cuales la gloria se multiplica. Si somos hijos de Dios y hemos nacido de nuevo, debemos ser instrumentos para llenar la tierra de la gloria de Dios.

 

Isaías 35:1-2 e Isaías 40:2 “Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa. Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro. Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará… Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehová por todos sus pecados”. ¿No nos ha pasado a nosotros esto? Dios nos ha bajado a los que éramos soberbios y a los débiles nos ha subido, lo áspero se ha allanado para manifestar la gloria de Jehová ya que toda carne juntamente la verá. La gloria de Dios se ve, no es un asunto nebuloso que no se ve. La Palabra nos dice que todo ojo va a ver la gloria de Dios y nosotros somos el instrumento para que se vea la gloria de Dios.

 

A veces la Iglesia está perdiendo la gloria de Dios al seguir tradiciones, costumbres y doctrinas, al preocuparse de la provisión y prosperidad, al crear falsos dioses y tener una falta de humildad y quebrantamiento. La Biblia nos dice que todo ojo va a ver la gloria de Dios. Necesitamos pedirle al Señor que incremente su gloria en nuestra vida para lo que debemos orar: “Señor, ¿cómo puedes incrementar tu gloria en nuestra vida? ¿Dónde ponemos la mano, a quién la extendemos para que incrementes tu gloria? Si hemos recibido algo de gloria del Señor, por la guía del Espíritu debemos incrementar su gloria en nuestras vidas.

 

Dios toca a los que parecen de corazón “duro” porque su gloria debe incrementarse en la Iglesia. La guía del Espíritu es la clave para el incremento de la gloria de Dios. Nuestra oración debe ser: “Espíritu Santo, guíanos a que la gloria se incremente a través de cada uno de nosotros”. Somos llamados a incrementar la gloria de Dios pues ÉL comienza todo en nuestras vidas con su gloria y debemos terminarlas con su gloria para lo que debemos crecer en la gloria de Dios. Todos hemos comenzado con la gloria de Dios ya que el Dios de gloria se ha aparecido a nosotros de una manera u otra, a algunos en un instante y a otros en periodos más largos. A todos se nos ha aparecido la gloria de Dios, más ahora el conocimiento de la manifestación de su gloria debe crecer en nuestras vidas y llenarlo todo.

 

 

 

Dios se glorifica en las situaciones “imposibles” de nuestras vidas

 

Cuando tenemos un encuentro con la gloria de Dios y la recibimos, venimos a la Iglesia donde nos empezamos a acomodar. Después surgen situaciones difíciles y pareciera que todo se levanta contra nosotros, ya que ¿cómo se glorificará Dios si en nuestra vida no hay imposibles? Dios se glorifica en lo imposible, entonces, ¿cómo se glorificaría Dios si no tenemos un esposo o un hijo imposible? Dios se glorifica en lo imposible, ¿acaso no fue así con Abraham que concibió un hijo cuando tenía noventa años siendo Sara estéril y anciana? Fue tal la gloria de Dios en Abraham que éste no solamente tuvo un hijo sino muchos hijos. La gloria creció en una situación más que imposible como era la de Abraham. De la misma manera, en la bodas de Caná en que faltó el vino y era una situación imposible, Jesús transformó el agua en vino y manifestó su gloria (Juan 2:11). ¿Creemos? ¿Por qué hay “imposibles” en nuestras vidas? Para que Dios se glorifique y veamos la gloria de Dios.

 

Éxodo 14:1-4 y 17-20 “Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado. Y Yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que Yo soy Jehová. Y ellos lo hicieron así… Y he aquí Yo endureceré el corazón de los egipcios para que los sigan; y Yo me glorificaré en Faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería; y sabrán los egipcios que Yo soy Jehová, cuando me glorifique en Faraón, en sus carros y en su gente de a caballo”. ¿Quién provocó a que Faraón y su ejército sigan a los israelitas? Dios los provocó para incrementar su gloria y ser ÉL glorificado en una situación imposible cuando hizo que Israel cruce el Mar Rojo en seco después de dividirse. Dios permite los imposibles para ser ÉL glorificado y para que crezcamos de gloria en gloria. Dios nos pone en situaciones que ya no aguantamos más y ÉL se glorifica en la transformación de éstas. ¿Estamos en situaciones imposibles? Son buenas noticias porque Dios se va a glorificar. Todo comienza y termina con su gloria. Dios comenzó el Israel natural con su gloria, así como empezó con nosotros porque es el mismo camino.

 

El Padre ha glorificado su nombre con su Hijo una vez y ahora quiere glorificar su nombre con la Iglesia otra vez

 

Juan 1:14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. La gracia es la manifestación de la gloria de Dios pues ÉL manifiesta su gloria de pura gracia. El Señor manifiesta su gracia para manifestar su gloria, pues la gloria y la gracia están inter mezcladas ya que la gloria es la manifestación de la gracia de manera que a más gloria, más gracia.

 

Hebreos 1:2-3 “En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas”. ¿Quién es el Hijo? Es el resplandor de la gloria. Los hebreos entienden que el resplandor de la gloria es la gloria de Dios que se pone en medio de los hombres y que es a través de ese resplandor que pueden entender a Dios. Los hebreos definen de esta manera la gloria, como una luz que se pone entre los hermanos cuando leen la Palabra y que les hace entender a Dios. Juan nos dice que el Hijo es el resplandor de la gloria de Dios. ¿Somos capaces de traer esa luz que va a sanar a la gente y que es la gloria de Dios? El Señor pone en nuestras vidas situaciones imposibles para que veamos su gloria otra vez.

 

Juan 12:27-28 “Ahora está turbada mi alma; ¿y que diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez”. Jesús estaba listo para ir a la cruz. Su tristeza era tal que empezó a traspirar como gotas de sangre, lo cual quiere decir que empezó con una hemorragia externa imparable. Lucas dice que Jesús estaba agonizando ya que estaba muriéndose de tristeza de su alma porque era tanto el dolor de tener que ser separado de su Padre, sabiendo que iba a volverse en pecado y el Padre iba a volver de ÉL su rostro. El santo estaba muriéndose. ¿Cuán imposible es nuestro imposible? ¿Qué debemos orar para nuestro imposible? Oremos lo que Jesús oró, no dijo: “Padre, sálvame”, sino que le pidió al Padre que glorificara su nombre. Así que nuestra oración debe ser: “Padre, glorifica tu nombre en esta o tal otra situación imposible”.

 

¿Qué le dijo a Jesús la voz del cielo? “Lo he glorificado y lo glorificaré otra vez”. Estamos en la época del “otra vez” y sabemos que cuando es otra vez, es mayor que el primero. Así que podemos orar: “Padre, glorifica tu nombre otra vez sobre mi marido inconverso, sobre mi hijo/a o sobre tal otra situación imposible”. El Padre ha glorificado su nombre con su Hijo una vez y ahora quiere glorificar su nombre con la Iglesia otra vez. Dios quiere incrementar su gloria a través de la Iglesia para que ÉL se glorifique otra vez.

 

Juan 2:11 En Caná de Galilea era una vergüenza que el vino se acabe y María les dijo a los que servían que hicieran todo lo que Jesús les dijera. Jesús convirtió el agua en vino y “este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en ÉL”. Si ya eran discípulos, ¿qué necesidad tenían de creer en ÉL? Jesús manifestó su gloria con la señal del agua convertida en vino y en este tiempo nos está diciendo: “otra vez”. Necesitamos otra vez creer en ÉL y otra vez nacer de nuevo, para que ÉL manifieste su gloria otra vez. Los discípulos eran ya discípulos y ÉL hizo un milagro para que ellos despierten otra vez. Somos humanos y nos desanimamos por nada. Vencemos a los osos y los leones pero escapamos cuando viene un conejo. ÉL tiene que hacer otra vez y puede hacer otra vez las veces que sea necesario porque su misericordia es nueva cada día. Necesitamos una revelación más alta para que ÉL se vuelva a glorificar.

 

Dios quiere llevarnos de “promesa” a “vivir en el juramento”

 

Génesis 22:1-2 Abraham y Sara estaban felices otra vez porque habían tenido a Isaac. “Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que Yo te diré”. Para Dios, Isaac era el único hijo ya que no contaba a Ismael como hijo. No le dijo a Abraham que sacrificara a Isaac a Jehová, sino que le dijo que lo ofrezca en holocausto. Una cosa era sacrificar y otra era ofrecer en holocausto. El sacrificio consistía en matar al animal mientras que el holocausto significaba cortarle el cuello y quemarlo totalmente si continuaba viviendo.

 

 Abraham tomó a Isaac y caminaron por tres días, sabiendo Abraham que Dios estaba pidiendo al muchacho en holocausto, a aquel hijo de la promesa que Dios se lo había dado en una situación totalmente imposible. Abraham sabía que Isaac era el hijo de la promesa y la única esperanza para las naciones. Sin embargo, Abraham sabía que Dios es Dios de imposibles.

 

Génesis 22:6-10 “Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos”. Abraham llevaba el fuego y el cuchillo con el que tenía que matar al hijo de la promesa y quemarlo, y el muchacho llevaba la leña. Isaac preguntó a su padre sobre el cordero para el holocausto y Abraham le respondió que Dios proveería. Abraham ató y puso a Isaac en el altar sobre la leña y el muchacho no dijo nada. “Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo”

 

Génesis 22:11-18 “Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por su cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo”. Aquel día Dios proveyó la adoración cuando Abraham obedeció lo imposible. ¿Qué hizo Dios?

 

Génesis 22:19 “Y volvió Abraham a sus siervos, y se levantaron y se fueron juntos a Beerseba; y habitó Abraham en Beerseba”. Abraham habitó en Beerseba, que era el lugar del juramento o compromiso dicho siete veces, porque su vida ya no era en la promesa sino en el juramento, en otro nivel de gloria. ¿Dónde quiere llevarnos Dios? A Beerseba, que es el lugar del juramento. Dios no solo quiere llevarnos de promesa a juramento sino que quiere llevarnos a vivir allá. Dios es el que provee el verdadero carnero. Tenemos que ir de gloria en gloria hasta que vivamos en la tierra del juramento para lo que debemos habitar en la gloria de Dios. Nuestra vida debe ser en Beerseba, en los lugares celestiales, en el lugar del juramento más que en el de la promesa.

 

Hebreos 11:19 “…y pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos…” nos enseña que cuando Abraham caminó llevando a Isaac al monte Moriah, pensó que Dios podía resucitar a Isaac ya que es Dios de los imposibles.

 

La gloria de Dios se incrementa en los hijos

 

Hageo 2:5-9 “Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis. Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco Yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta Casa, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos. La gloria postrera de esta Casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos”. Nosotros nos hacemos la misma pregunta: ¿Quién ha quedado entre nosotros que ha visto esta Casa en su gloria primera? Estos versículos nos hablan del incremento de la gloria. ¿De qué se trata el incremento de la gloria? Se trata de los hijos. El Padre envió al Hijo y a los que le recibieron les dio la potestad de ser llamados hijos. El incremento de la gloria se trata de nuestros hijos, tanto los naturales como los espirituales. ¿En qué se incrementó la gloria en Abraham? En Isaac ya que fue el que destapó los pozos. ¿En qué se incrementó la gloria de Dios? En Cristo, el Hijo. La gloria de Dios se va a incrementar en los hijos.

 

Para que se incremente la gloria de Dios, debemos preguntarle al Señor: ¿Dónde debo incrementar la gloria en mi vida? Dios quiere incrementar su gloria más y más. El llamamiento de esta Casa es ser la manifestación de la gloria de Dios para las naciones. Hemos encontrado el propósito eterno de manifestar la gloria de Dios por lo que no debemos dejar que se apague. Necesitamos orar y decirle: “Señor, glorifícate en mi otra vez, glorifícate otra vez en mi esposo/a, padre/madre, hijo/a …” y Dios va a pasar otra vez.

 

Gracias Señor Jesús. Te pedimos que nos des a los padres la sabiduría para incrementar la gloria. Ayúdanos, pasa otra vez por tu Casa, pasa otra vez por nuestros maridos inconversos, otra vez glorifícate en nuestros hijos, haz milagros en nosotros otra vez para que tu gloria se incremente otra vez. Oramos para que Dios pase por la Iglesia otra vez.

 


 

 




Register Domain Server Inofficenet 2013-2015. Familia La Roca Todos Los Derechos Reservados.